Noticias

id-39475-releer

Relectura: En defensa de la relectura

Aunque la pila de libros sea gigante, haz hueco para releer de vez en cuando.
Es una de las mejores experiencias como lector.
La pila de libros pendientes que crece imparable junto a mi mesa de trabajo solo es comparable a la que me espera junto a la cama. Por trabajo y por placer, tengo una cola de novedades que leer que no parece disminuir por mucho que me esfuerce. Sin embargo, tenga los libros que tenga por empezar, siempre intento colar algún libro que ya me he leído por el medio. Y es que releer es un placer que no debemos dejar a un lado por muchas novedades que nos esperen.

Volver a disfrutar y recordar el pasado.

Escoger un libro que te hiciera disfrutar en su momento siempre es una buena opción. Sí, está claro, la historia de Cien años de soledad no sorprende de la misma manera la segunda (o tercera) vez que la lees, pero los elementos clave están ahí. Dejarse llevar por las historias que te fascinaron en su día es volver a vivirlas. En ocasiones, hasta puedes volver a encontrar las memorias que te acompañaron en su día cuando leías: los primeros días de universidad, un viaje, un beso…

Descubrir que ahora sí te interesa.

Todos hemos leído algún libro que a pesar de su fama nos ha parecido soberanamente aburrido, poco original, con personajes incoherentes o descripciones demasiado largas. Sin embargo, ese mismo libro, años después, puede cobrar sentido. Y es que los libros no cambian, pero los lectores sí, y es posible que ese libro con cuya temática no conectabas te siga esperando. A mí me pasó con Los miserables, que dejé por aburrimiento cuando tenía 16 años y que a los 30 me enganchó. Cuestión de tiempo.

Recordar por qué te gustaban tanto.

No sé cuántos libros leí de adolescente a toda velocidad. Fue una época en que casi vivía en la biblioteca de mi barrio y aproveché un par de donaciones de ciencia ficción y fantasía que me permitieron leer de un tirón novelas y novelas. Era embriagador. Era intoxicante. ¿El resultado? Que varias (ejem) décadas más tarde apenas recuerdo muchos de aquellos títulos.Volver a leerlos me permite refrescar la memoria y redescubrir mi pasión por la literatura de género.

Descubrir nuevos detalles.

Hay libros que puedes leer cien veces y en los que seguirás encontrando detalles nuevos. Eso es tanto mérito del propio libro como del lector, que crece y aprende. Detalles, frases, guiños a otras obras literarias… tomar nuevas notas y releer las viejas notas que dejaste al margen también es interesante. Casi es como volverse a descubrir a uno mismo.

¿Y vosotros? ¿Os gusta releer libros? ¿Cuál es el libro que más veces habéis leído? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

Fuente: Lecturalia.com